Tomás Maldonado. 1922 | 2018.

Agosto 23, 2019

Tuve que esperar unos días después del fallecimiento de Tomás para poder aceptar el evento y poder escribir, a pesar de mi tristeza. Siempre disfruté la sensación de pensar en él en su departamento de Milán, tranquilo y atento, donde lo conocí por primera vez cuando él era un joven de 71 años en 1993.

Aprendí sobre él en 1956, cuando era representante estudiantil en el gobierno de las Escuelas de Bellas Artes de Buenos Aires. Una colega más avanzada se conectó con la recién creada Escuela de Diseño de Ulm y obtuvo una copia de su plan de estudios, al que Maldonado había contribuido. Inicialmente contratado como instructor por Max Bill, Maldonado se convirtió en miembro de la junta de gobierno de la escuela de Ulm en 1956, con Otl Aicher y Hans Gugelot. Fueron motivados por el descubrimiento de la necesidad de integrar las ciencias humanas y sociales, la ergonomía, la investigación operativa, la metodología de planificación y la tecnología industrial al programa de diseño.

Visité a Maldonado en su apartamento de Milán varias veces después de mi primer encuentro personal, y disfruté de otras ocasiones con él, junto con otros amigos comunes, antiguos alumnos (como Bernd Meurer, Raimonda Riccini o Medardo Chiapponi) o sus ayudantes.

Su ochenta cumpleaños fue un momento apropiado para celebrar su vida. Una ocasión inolvidable, un hermoso día italiano de primavera de 2002. Tomás se mostró humilde ante la fiesta, elegantemente vestido como siempre, pero escondiendo su metro 92 sentado en una silla reclinable. El número de amigos y el cariño, el respeto y la admiración que todos teníamos por él, deben haberle dado la energía necesaria para seguir por otros 16 años, siempre pensando, pintando y escribiendo.

Casi no podía creerlo cuando supe de su fallecimiento. No sólo estábamos perdiendo a un amigo, sino que estábamos perdiendo el símbolo de una forma de vida, dedicada a satisfacer una sed infinita de conocimiento, mientras disfrutaba de todo lo que la vida podía ofrecer.

Era un hombre excepcional, capaz de ver y articular conexiones entre las cosas más dispares, capaz de dar una conferencia de tres horas sin notas a casi 90 años de edad, en una entrega perfecta de contenido denso, sin un minuto de distracción o desviación. Después de esa conferencia que dio en la Universidad IUAV de Venecia, se le preguntó qué consideraba su rasgo más importante de carácter y respondió: “Estar siempre vigilante”.

Era un observador y analizador incansable, evaluando todo lo que veía, tomando notas y anotando reflexiones sobre todo. Los colegas de sus primeros años como pintor en Argentina, decían que Maldonado siempre andaba con un pequeño cuaderno negro, donde tomaba notas. Al mismo tiempo, tenía un sentido del humor sutil e ingenioso, excelente conversación, y siempre capaz de agregar sal y pimienta a cualquier reunión. También era un gourmand comprometido, un amigo generoso y alguien capaz de leer bibliotecas enteras a lo largo de una vida en la que dormía solo cuatro horas por noche.

Su departamento de Milán albergaba su extensa colección de libros en italiano. La mayoría de sus libros en francés estaban en su departamento de París, cerca del Café La Fleur, donde solían reunirse los filósofos existencialistas. La filosofía ocupó gran parte de su vida. Fue el impulsor de la filosofía en la Escuela de Diseño de Ulm, estableciendo conexiones de trabajo con la Escuela de Frankfurt, y con muchos pensadores internacionales de la época, como Max Bense o Abraham Moles, que eventualmente se convirtió en profesor en el HfG Ulm.

No sólo fue un firme defensor de la necesidad de explicar las razones por las que se toman decisiones en diseño, sino que fue un pionero en la conservación del medio ambiente y el papel del diseño en ello. “La Speranza Progettuale” se publicó en 1970 (“Hacia una racionalidad ecológica”, Ediciones Infinito, 1999), un año antes de “Diseño para el mundo real” de Papanek y dos años antes de “Los límites del crecimiento,” del Club de Roma.

Tocó la vida de muchas personas, primero en Buenos Aires, como pintor, más tarde en la Escuela de Diseño de Ulm, como educador visionario del diseño, más tarde en la Universidad de Bologna, como filósofo, y finalmente en el Politécnico de Milán, de nuevo como educador en diseño. También llegó a todas partes con sus numerosas publicaciones, que abarcan diseño, tecnología, cultura, cognición, educación y conservación del medio ambiente, entre otros temas.

Se lo extrañará. El impulso para una práctica de diseño responsable, consciente de los contextos y que abarca todo el espectro de la cultura ha perdido un luchador. Tenemos la suerte de haberlo tenido cerca durante tantos años. Su discurso es tan necesario hoy como lo fue en la década de 1950. Escribió en 1958: “El diseñador será el coordinador. Su responsabilidad será coordinar, en estrecha colaboración con un gran número de especialistas, los requisitos más variados de fabricación y uso del producto; será la responsabilidad final de la productividad máxima en fabricación, y para la máxima satisfacción material y cultural del consumidor.”

Refiriéndose a la Escuela de Ulm, escribió en 1987:
“Lo que se debe recordar no es sólo la curiosidad ilimitada que teníamos en esos años sobre cualquier cosa que fuera, o pareciera, nueva. Esa fue una curiosidad febril e insaciable dirigida sobre todo a las nuevas disciplinas que se avecinaban: la cibernética, la teoría de la información, la teoría de los sistemas, la semiótica y la ergonomía. Pero nuestra curiosidad fue más allá de esto: también se extendió, en gran medida, a disciplinas establecidas como la filosofía de la ciencia y la lógica matemática.
La fuente principal de toda esa curiosidad, nuestra lectura y nuestro trabajo teórico, fue nuestra determinación de encontrar una base metodológica sólida para el trabajo de diseño “.

Quería terminar esto permitiendo que Maldonado hablara. Lo que él dijo hace medio siglo es todavía necesario promover.

Jorge Frascara. Edmonton. Diciembre 2018.
Foto: Ronald Shakespear. Noviembre 2014.