Injusto

Identidad. Naming. Packaging.

La Bodega Borderío se propuso una irreverencia: romper con los esquemas tradicionales y hacer un vino de primera calidad en Entre Ríos, una tierra que solía ser vitivinícola hasta que en 1934 el gobierno de Agustín P. Justo prohibió la producción de vino fuera de la región de Cuyo.

El vino que nace en Borderío no puede ser otra cosa que osado, atrevido, singular. Por eso pensamos un nombre que sintetizara la compleja historia del vino entrerriano, que fuera una proclama en sí mismo: Injusto.

La connotación negativa de la palabra Injusto se revierte con un diseño sólido y elegante, que marca la diferencia entre el presente fértil y el pasado oscuro. Una respuesta a la historia del vino con contenido, con altura y con vigor.

Proyectos relacionados: